Cuidado de ancianos

Cuando hablamos del cuidado de ancianos, generalmente se trata de cuidar a personas mayores que son familiares cercanos, como son los padres, tíos, abuelos o tal vez algún hermano. Puedes pensar que por ser tu familiar tienes la obligación de cuidarlo, pero no todos están preparados para semejante tarea.

No está mal, ni debes sentirte culpable por querer o tener que delegar esta tarea en profesionales o instituciones que se dedican al cuidado de ancianos. Es un error muy común pensar que nadie los puede cuidar como tú, porque nadie los quiere como tú.

Muchas veces el amor no es suficiente para asistir correctamente a tu ser querido.
Si has tomado la decisión de cuidar a una persona mayor es necesario que tengas en cuenta ciertas cuestiones, tanto en su cuidado como en el tuyo.

Cuidado de personas mayores: 8 Consejos

Recuerda que estas cuidando un anciano, no un bebe.

1 Es muy común tratar a los adultos mayores como si fueran niños, pero no lo son. Y por lo tanto no les gusta ser tratados como tales. Es cierto que pueden olvidar algunas cosas o tener dificultades para movilizarse, pero no es necesario que les hables o te relaciones como si no entendieran lo que les dices.

Ayúdalo a no ser dependiente.

2 Intenta darle la mayor independencia física posible. Para ello es importante que:
•Evites todo tipo de obstáculos en los lugares que suele circular dentro del hogar.
•Procura que siempre haya luz suficiente como para prevenir accidentes o caídas.

•Asegúrate que utilice el calzado adecuado.
•Motívalo para que haga las cosas por sí mismo, y que pida ayuda solo cuando lo necesita.

Evita que se aísle.

3 Los seres humanos somos seres sociales y en general nos gusta compartir momentos con nuestros pares. No olvides que además de su familia, el adulto mayor necesita juntarse con personas de su edad. Realizar actividades con ellos, compartir experiencias, es necesario a cualquier edad, incluso cuando eres anciano.

Respeta su físico.

4 Si tienes que ayudarlo con ciertas tareas que involucren su cuerpo, avísale, pídele permiso. Recuerda que por más limitaciones o impedimentos físicos que tenga el adulto mayor puede sentirse molesto o dolido cuando no es tomado en cuenta, cuando se lo trata como un muñeco.

Cuida su aspecto personal.

5 No solo debes incentivarlo para que se higienice todos los días, controla su piel y aplícale crema si es necesario, ayúdalo a mantener su dentadura (ya sea postiza o propia) limpia, motívalo para que este arreglado, presentable. Muchas veces esto ayuda a tener buen ánimo. Verse bien puede llevarlo a sentirse bien.

Cuida su sueño.

6 Cuando eres anciano sueles dormir pocas horas, y es muy común despertarse de forma repentina, brusca. Por ese motivo es más que necesario lograr que las pocas horas de sueño sean lo suficientemente reparadoras para poder disfrutar mejor el día. Intenta que no reciba demasiados estímulos en las horas previas a dormir.

Alimentación sana.

7 Cuando te encargas del cuidado de ancianos debes tener en cuenta que a esa edad es probable tener presión alta, colesterol, problemas cardiacos entre otras cosas, por lo tanto debes estar al tanto de los alimentos que puede o no consumir.

Además

8 de todo lo mencionado, y el amor que le has de brindar a tu familiar o amigo, debes recordar que al cuidar personas mayores necesitarás tener mucha, pero mucha paciencia.

Si estas al cuidado de personas mayores no solo deberías interesarte e informarte sobre la mejor manera de hacerlo, es necesario y sumamente importante que aprendas a cuidar de ti.

Ya sea porque has tomado la decisión o porque no tienes otra opción, cuando tienes a cargo el cuidado de adultos mayores, recuerda que para poder cuidar a otros, muchas veces relegas tu vida en pos de esa tarea. Es un error muy común. Debes primero cuidarte a ti mismo.

Ya te hemos dado 8 recomendaciones para el cuidado de ancianos, ahora te proponemos algunos consejos específicos para ti.
 
Cuidado-del-adulto-mayor

Cuidado de ancianos: 4 recomendaciones para el cuidador

Ante todo Organízate.

1 Ten una lista con todos los contactos importantes que necesites, donde incluyas nombres, números telefónicos, direcciones de correo electrónico. Incluye siempre a algún vecino, amigos y por supuesto el médico de cabecera de la persona que estés cuidando. Asegúrate que alguien más de la familia tenga esa lista.

Mantén tus actividades.

2 Es posible que no tengas tiempo para realizar todo lo que hacías antes de tener a tu cuidado a un adulto mayor, pero no relegues todo. Siempre intenta tener tiempo para realizar alguna actividad que te guste, que te regocije. Como así tampoco dejes de ver o encontrarte con tus amigos o seres queridos para compartir momentos agradables.

Encuentra apoyo.

3 A veces se puede convertir en una tarea muy dura cuidar a un anciano (si, incluso si es un familiar). No siempre tienes el mismo humor o mucha paciencia, por eso es importante que tengas con quien hablar, desahogarte. Puede ser desde un grupo de auto-ayuda, un psicólogo hasta un amigo u otro familiar. Lo importante es que puedas expresar como te sentís, y no que lo acumules en tu interior.

Duerme, aliméntate y ejercítate bien.

4 Es muy importante también, estar bien físicamente si quieres o pretendes cuidar de otra persona. Si descuidas estas 3 aéreas tu desempeño puede decaer. Tu concentración disminuir y tu capacidad de reacción ante una situación problemática o adversa se vuelve más lenta. Por ello procura dormir la cantidad de horas necesarias, comer sano, y no olvides el ejercicio, que tan bien hace no solo al cuerpo, sino también a la mente.

Y recuerda, no todos están capacitados o disponen del tiempo necesario para hacerse cargo del cuidado de ancianos, no te sientas culpable si tú no puedes realizar esta tarea. Por suerte existen personas e instituciones muy confiables que se dedican a ello.


Artículos Relacionados

Deja un comentario